La producción, dirigida a un público infantil, abordará las consecuencias de la contaminación de Quintero y Puchuncaví. Las protagonistas serán niñas, niños y adolescentes de la zona de sacrificio que se han organizado para mejorar su calidad de vida. Necesitamos la ayuda de todes quienes puedan compartir fotos y videos, antiguas y actuales.

Las niñas, niños y adolescentes que viven en las comunas de Quintero y Puchuncaví no hacen las mismas cosas que suelen hacer las personas de su edad. No pueden salir a jugar a la plaza libremente, no pueden pasar sus vacaciones en la playa, no pueden comer las verduras que cultivan en la escuela ni algo tan simple como correr en los recreos.

Su vida cotidiana ha sido fuertemente modificada por el impacto del cordón industrial de la zona en la que viven, donde se alojan más de quince empresas que incluyen termoeléctricas, fundiciones, almacenaje de combustible y puertos de cobre y carbón. 

Ha habido derrames de petróleo, varamientos de carbón e intoxicaciones masivas; 10 desde 2008 a la fecha. La última fue en 2018, cuando 1.353 niños, niñas y adolescentes fueron atendides en servicios de urgencia, presentando vómitos, mareos y desvanecimientos. Un estudio del Colegio Médico realizado luego del episodio da cuenta del alto riesgo de desarrollar cáncer que tendrán esos niños y niñas, a lo que se suman problemas respiratorios, cognitivos, de salud mental y vulneración a su derecho a la educación.

En el estudio “Afectación de Niños, niñas y adolescentes por contaminación en Quintero-Puchuncaví”, la Defensoría de la Niñez da cuenta de un “triángulo riesgoso que impacta la calidad de vida de NNA” en la zona: falta de conocimiento respecto a presencia de elementos dañinos para la salud en el medio; falta de un sistema de salud especializado para el control de emergencias; limitada consideración de la salud mental de NNA. Según el Padem de Puchuncaví, entre 2012 y 2017 se observa un crecimiento exponencial en niñes del espectro autista y otros problemas cognitivos.

Con la convicción de cambiar su realidad, tras las intoxicaciones de 2018 los niños y niñas se organizaron en grandes manifestaciones, hicieron tomas pacíficas de sus colegios e incluso un grupo viajó a Santiago a encadenarse en la puerta de entrada del Ministerio del Medio Ambiente con tal de exigir una mejora urgente en su calidad de vida. En 2019 la Corte Suprema falló a favor de la comunidad obligando al Estado y las empresas a implementar 15 medidas para reparar daños. Todavía no se toman acciones contundentes.

“Hay que luchar por lo que es justo”, dice Camila Ponce, vicepresidenta del Centro de Estudiantes del Complejo Educacional Sargento Aldea de Ventanas, quien participó activamente de la toma de su colegio en 2018. “No porque sean niños no están diciendo la verdad. No porque sean niños están equivocados. Eso pasa acá: dicen que porque son niños no tienen razón. No es así. Son los con más motivación de organizarse, los más informados. No se cansen de luchar porque siempre va a haber alguien que los va a escuchar”.

La de Camila y otras voces son las que protagonizarán la serie infantil enfocada en las afectaciones de salud que han sufrido niñas, niños y adolescentes en la zona de sacrificio de Quintero-Puchuncaví y en las acciones que realizan para enfrentar su realidad, desafiando el estereotipo de pasividad y alzándose como actores y actoras proactivas en la lucha contra la crisis climática.

La producción está a cargo de un equipo multidisciplinario y es financiada por el fondo semilla entregado por Clik Hub y la Fundación Futuro Latinoamericano a MediAmbiente para implementar un proyecto de comunicación efectiva de cambio climático en América Latina. 

Para graficar de la manera más fidedigna posible las vivencias de niñas, niños y adolescentes en la zona de sacrificio, se está recopilando material que familias y organizaciones de Quintero y Puchuncaví tengan a disposición: fotos, videos, recortes, dibujos, audios. La idea es retratar el cambio en el paisaje desde la llegada de las industrias, desastres ecosociales y manifestaciones contra la contaminación. Con especial interés en mostrar material registrado por niñas, niños y adolescentes y/o imágenes en las que aparezcan niñas, niños y adolescentes.

Pueden enviar sus aportes y preguntas por correo a mediambiente2020@gmail.com o al WhatsApp +56953630468

Noticias Relacionadas:
transiciónQP140621 - 5
Quintero y Puchuncaví: La compleja transición energética de una “zona de sacrificio” en Chile

Décadas de desastres ambientales antecedieron el histórico cierre de la central termoeléctrica a carbón “Ventanas 1”, en diciembre pasado. Con Ver más

Planeta en cuarentena: Porqué el Covid no es un respiro para la crisis climática

Mediciones de calidad del aire en Santiago de la última semana muestran menos índices de material particulado producto de las Ver más

Se hunde la tierra, nos hundimos con ella

El Covid-19 no apareció de la nada. No es que tuvimos mala suerte o no lo vimos venir. Es algo Ver más

Gobierno compromete 130 mil hectáreas de plantaciones forestales en su plan de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero

El anuncio del 45% de reducción de emisiones es condicional al financiamiento externo que se pueda acceder para reducir sus Ver más

Bosques y crisis climática: porqué no es lo mismo reforestar con bosque nativo que con pinos y eucaliptus

Chile se comprometió a reforestar 100 mil hectáreas como parte del Acuerdo de París. Ad portas de presentar su nueva Ver más

Compartir en:

Únete a nuestra comunidad

No creemos en muros de pago ni contenido exclusivo. Creemos en el acceso a información de calidad para todos y en trabajar junto a nuestros lectores para lograrlo.

Todo aporte, grande o pequeño, es fundamental para proteger nuestra independencia editorial y para continuar investigando. Te necesitamos para seguir apoyando al Medio Ambiente.

You have Successfully Subscribed!